Header Ad

Categories

Most Viewed

Tatiana, 40 años dedicando su vida a los niños

Cuando era niña Tatiana soñaba con ser una sirena, pues su mamá solía leerle el cuento “La sirenita” de Hans Christian Andersen.

Tratando de dar forma a ese sueño, sus padres la ayudaron a descubrir que lo que realmente deseaba era sentarse en una piedra a cantar, por lo que desde pequeña comenzó a dar forma a ese camino que la llevaría a conquistar los corazones de miles de niños.

Vestida con su tradicional leotardo, y portando una corona y una estrella en su mejilla, la artista se sienta a charlar con El Sol de México sobre una trayectoria que abarca cuatro décadas, y la sigue llevando a conquistar al público en vivo y en las redes sociales.

Tatiana Palacios nació en Filadelfia el 12 de diciembre de 1968, luego de un parto pélvico incompleto invertido (únicamente salió una de sus piernas, y el cordón umbilical estaba enredado en su cuello), que puso en riesgo su vida y la de su madre, resultando en uno de los pocos casos donde ambas pacientes se salvan.

La artista se recuerda a sí misma como una niña inquieta y alegre, gran parte de su infancia la pasó en Estados Unidos, por lo que creció viendo programas como “Sesame Street”, “Mister Rogers’ Neighborhood” y “Big Blue Marble”.

Además de su acercamiento a la televisión, en su casa solía escucharse la música de ABBA, Donna Summer, Diana Ross, Barry Manilow, los Rolling Stones y los Beatles.

“A mis papás siempre les ha gustado también la música, mi mamá toca muchos instrumentos, entonces desde niña siempre estuve rodeada de música”, platica. “Era muy traviesa e inquieta, así que mi mamá me metió a clases de todo lo que podía, desde los cuatro años estaba en clases de música y de baile”.

Con esa formación dio sus primeros pasos en el mundo artístico, apareciendo desde la edad de siete años en programas locales de Monterrey (ciudad de donde es originaria su familia), como “Los Vips”, “El duende Bubulín” y “El club infantil”.

A los 15 años, y tras participar en una obra titulada “Kumán”, enfocada en el rock y el heavy metal, en 1984 viajó a España para grabar su primer disco, bajo la producción de Miguel Blasco y con temas del compositor José Ramón Flores.

Desde ese momento tenía claro que deseaba mantener una imagen acorde a su edad. “Siempre les dije que quería cantar lo que me naciera, o sea, algo que no me representara, no lo quería cantar”, asegura.

“Me hicieron caso y pues de ahí salieron canciones como ‘Chicas de hoy’, que se volvió emblemática, la tomaron como un himno las chavas de aquel momento, y la siguen cantando”, cuenta sobre dicha canción, que habla sobre el empoderamiento femenino.

Como cantante de pop lanzó un total de 10 discos, entre los que destacan “Baila conmigo”, “Leyes del corazón”, “Tatiana”, “Chicas de hoy” y “Reencuentro conmigo”.

“Sí era difícil porque decían ‘cómo le vamos a hacer caso a esta chavita de 15 años que apenas está grabando el primer disco’”, cuenta sobre el mantener una buena imagen. “Pero en el pedir está el dar y yo siempre fui muy amable, les decía que si iba a cantarlas, yo las tenía que sentir, y sí me hacían caso”.

Tras el nacimiento de su hija Cassandra, en 1994, la cantante tuvo la inquietud de sacar un disco con canciones infantiles, pues al buscar contenidos para ponerle a su pequeña, no encontraba a ningún artista que hubiera grabado temas infantiles en español.

Fue así como se dio a la tarea de recopilar algunas rondas, y adaptarlas a esa generación incorporando ritmos de pop y rock. “Era para dejarle a ella como un legado musical de las canciones con las que yo había crecido, y, los juegos con los cuales había jugado en el recreo”, detalla.

“Estaban guardadas en un cajón que nadie había grabado, y empecé a grabarlas, pero a nivel moderno. En pop, en dance, en los ritmos actuales, ya más modernizadas con buenos músicos, buenos arreglos, buenos videos y bailarines”.

Entre los éxitos que la llevaron al estrellato destacan “El patio de mi casa”, “La patita Lulú”, “Chango marango”, “Pin Pon” y “No me quiero bañar”, con la cual se convirtió en la primera cantante mexicana en rebasar el billón de vistas en YouTube.

Una parte fundamental del personaje que ha construido desde hace tres décadas es su vestuario, el cual según explica, creó inspirada en las superheroínas. “Cada disco tenía una imagen diferente y yo diseñaba mi vestuario. Fusioné a la ‘Mujer Maravilla’, que es mi personaje favorito de la infancia, con las hadas madrinas de las películas de Disney. Por eso el corset y la estrella, la corona es más reciente, primero era una diadema”.

Tatiana considera que el público infantil merece el mismo respeto que las audiencias adultas, por lo que desde el inicio de su proyecto como “La reina de los niños” decidió tratarlos como “seres pensantes que merecen ver un show y un disco con calidad”.

En su opinión, eso fue lo que marcó la diferencia en sus espectáculos, y le permitió consolidarse en ese rubro. “Había conductores de televisión que grababan para complementar esa parte, o actores, pero cantantes como tal con un show grande con bailarines, botargas, pirotecnia, efectos, rayos láser y todo eso, no había.

“Eso ya lo hacía con mi show de pop, para mí fue como transformarlo a un espectáculo infantil y darles la calidad que merecen a los niños”, agregó la cantante, quien cuenta con más de una decena de discos para niños, entre los que destacan “¡Brinca!”, “Sigue la magia”, “El regalo” y “El mundo de Tatiana”.

A lo largo de los años que lleva dedicando su vida al público infantil, también se ha percatado que pese al paso del tiempo, y a la gran cantidad de contenidos disponibles, los niños siguen siendo tan inocentes como cuando inició su carrera.

“Los papás deberían de hacer todo lo posible por conservarles esa inocencia y no ponerles música que no deban, o no ponerles videos que no son adecuados para su edad”, considera.

Asimismo, sugiere a los padres, darles a sus hijos las herramientas para que se diviertan acorde a su etapa, y “no sean adultos antes de tiempo”.

Además de la música, Tatiana ha realizado algunos trabajos como actriz, principalmente en telenovelas como “Valentina” (1993), “Amy, la niña de la mochila azul”, y “Mar de amor”, entre otros títulos.

En 1997 incursionó por primera vez en el doblaje, cuando Disney la llamó para participar en la película animada “Hércules”. Originalmente la habían llamado sólo para interpretar la versión en español de la canción “No hablaré de mi amor” (compuesta por Alan Menken y David Zippel).

Sin embargo, al notar su talento, se decidió que ella hiciera el doblaje del personaje “Megara”, convirtiéndose así en la primera cantante mexicana que participó en el soundtrack y en la película.

“Pasé el casting de la canción y luego dijeron, ‘a ver, aviéntate unas líneas, a ver si te gusta y a ver si te queda’. Entonces ya le agarré la onda cómo hacer el doblaje, que es complicado, no es nada fácil. Y les gustó mi voz, y me mandaron a Los Ángeles a hacer el doblaje y fue algo increíble”, cuenta al respecto.

Ese proyecto le abrió las puertas para participar en otros como “Sammy el pasaje secreto”, donde dio voz a “Shelly”; “Peter Pan: En el regreso al país de nunca jamás”; y “Escuela nocturna”, donde dobló a la maestra “Carrie”.

La artista se dijo muy emocionada con esta faceta, y externó su deseo de seguir incursionando en el doblaje, pues “es algo que te inmortaliza. Ahí te vas a quedar para siempre en esa voz”.

Tatiana se prepara para celebrar el día del niño, el próximo 27 de abril en el Escenario GNP Seguros, a las 16:00 horas. Según adelantó, será un show lleno de imaginación, y donde estrenará dos canciones, tituladas “Gracias y por favor” y “Más amor por favor”.

Además de dicha presentación, visitará otros lugares como Aguascalientes e Isla Mujeres y en octubre se presentará nuevamente en la gira “2000s x siempre”, donde interpreta éxitos de las telenovelas donde participó, que también forman parte de su repertorio, aunque mayormente, dedica sus canciones a los niños.

Forgot Password