Header Ad

Categories

Most Viewed

“Vivir es increíble” con Pulso musical: Festival llega a buen puerto

¿Quién iba a imaginar que Amy Lee interpretaría My Immortal en su piano frente a miles de espectadores en Querétaro? ¿Qué Morat orquestaría un espectáculo con drones en el Ecocentro Expositor? ¿O que los Flaming Lips sumergirían al Bajío en una experiencia psicotrópica? Pues todo eso ocurrió este fin de semana como parte de la cuarta edición de Pulso GNP.

Con 20 conciertos programados, el festival abrió sus escenarios con la música de Austin TV, Michelle Maciel, Gera MX, Sebastián Yatra, Morat, Siddhartha, División Minúscula y Allison, además de Nuno, la única banda local en el encuentro. Los escenarios también se convirtieron en la casa de la comedia con el el stand up de Alexia Zuart, Niñas buen, Iván Mendoza y La hora feliz, con Tío Rober y Cojo Feliz al timón.

La variedad de espectáculos estuvo acompañada de una diversidad gastronómica y de espacios fotográficos. Visualmente, fue un evento repleto de zonas ‘instagrameables’, desde las letras en grande del lema “Vivir es increíble”, paredes con mensajes escritos en gis por los fanáticos, el arte oficial del festival en tamaño real, el icónico arco con listones cayendo de él y carpas psicodélicas para descansar entre conciertos.

Al cierre de la edición, Ocesa informó que el festival alcanzó la cifra de 40 mil espectadores, de la misma manera que lo hizo en 2022 cuando tuvo a Gorillaz como banda estelar.

Este año el encuentro se realizó en el Ecocentro Expositor, cuyas vías de acceso evitaron el caos y tráfico vial generado en otras ediciones, cuando el encuentro se organizaba en el Antiguo Aeropuerto de Querétaro. Pese a esta mejora, el público no dejó pasar algunos detalles, como la existencia de zonas accidentadas en la nueva sede que provocaron tropiezos entre varios asistentes, además de la falta de espacios accesibles para personas con discapacidad.

El clima fue otro factor que trastocó el panorama del encuentro, y es que aunque el festival mantuvo su Pulso hasta el final, algunos espectadores fueron sorprendidos con un drástico cambio de clima, en el que la temperatura bajó hasta los 15 grados. Sin embargo, esto no fue motivo suficiente para que los espectadores abandonaran el lugar; con las manos bajo las axilas o los bolsillos, envueltos en impermeables y hasta en bolsas, aguantaron hasta el final con tal de ver a sus ídolos en el escenario.

Otro detalle a destacar fueron los incidentes de desmayos que se manifestaron durante los conciertos. Específicamente durante las presentaciones de los artistas de talla internacional como Sebastián Yatra y Morat, de los cuales uno de los miembros pidió al equipo de seguridad que atendieran de manera urgente a alguien de la audiencia.

Empujones y codazos por falta del espacio personal también se hicieron presentes, sobre todo ante la expectativa de estar lo más cerca del escenario; sin embargo, es esa ‘etiqueta de comportamiento’ la que puede estropear la experiencia de algunos de los asistentes.

Como lo fue en el caso de una madre de familia que venía acompañando a su hija adolescente y que esperaban ver a Morat en el escenario Vivir es increíble. Su tarde había transcurrido sin problema alguno, pero fue después de la presentación de Gera MX donde las personas empezaron a empujarse y amontonarse para ver a Sebastián Yatra. La señora optó por abrirse paso entre el público para observar a distancia el show.

Eso mismo le pasó a otra familia quienes llevaban a su par de gemelas a ver a Sebastián Yatra. Corrieron con la suerte de encontrar un espacio frente una de las pantallas, pero el hecho de que algunos grupos de adultos jóvenes pasaran a la fuerza y empujando a las personas a su alrededor, sin importar la presencia de menores de edad, fue por lo que decidieron alejarse de la barricada.

Esa situación se pudo presenciar a lo largo de la noche, especialmente con los shows que se realizaban en el escenario Vivir es increíble. Por su lugar estratégico, centrado y frente a una colina, algunos asistentes optaron por quedarse en el área de picnic, ya que el escenario podía ser apreciado perfectamente a distancia.

Algunos espectadores destacaron la calidad sonora del Festival. Resultaba increíble cómo, pese a que algunos escenarios eran colindantes, no existía contaminación sonora entre las presentaciones.

Posiblemente la movida más inteligente de la noche fue por parte del stand de Little Caesar, ya que la pizzería estaba regalando cobijas como parte de sus dinámicas. A lo que la disminución de la temperatura provocó que más y más personas se acercaran a probar su suerte y ganarse una manta.

Al final, lo que resultó del Pulso GNP fue una cuarta edición con muchas sorpresas artísticas. El género alternativo pudo demostrar ser material para lo mainstream, artistas que nunca imaginamos se robaron el reflector y el clima otoñal nos tomó de bajada.

Forgot Password